Welmer Keesmaat: Amberes dice que quiere promocionar la cultura, pero es difícil porque cada vez hay menos presupuesto

Lanzarse a publicar libros de arte parece a día de hoy algo temerario. Si además le sumamos la gestión de una galería se antoja misión kamikaze. Aún así, eso es lo que decidió hacer el fotógrafo holandés Welmer Keesmaat. Tras haber creado en el pasado una revista de arte (Yvi) y una editorial (Contentement), el fotógrafo decidió reagrupar sus esfuerzos creativos bajo un solo concepto, Tique. Situado en Amberes el proyecto agrupa un expacio expositivo abierto desde el año pasado ( Tique | art space), una revista de arte (Tique | art paper), la publicación y venta de libros de arte (Tique | art publications) y la gestión de proyectos expositivos a terceros ( Tique | art projects). Aunque pueda sonar ambicioso no deja de ser un proyecto a pequeña escala, enfocado al detalle y con una línea artística muy cuidada.

¿Por qué decidiste establecerte aquí en Amberes?

Por razones personales.

¿Aparte de estas razones personales, hubo algo que te atrajera personalmente de Amberes?

Sí, me gusta estar aquí. Al principio consideré Bruselas porque allí siempre hay mucho evento cultural, pero simplemente me sentía mejor aquí.

¿Qué opinas de la escena artística en Amberes?

Creo que está funcionando bien de nuevo. Especialmente en Borgerhout hay un montón de opciones. Me gusta. Creo que es muy diversa. Amberes no es grande, así que para una ciudad de este tamaño hay bastante donde elegir.

¿Hay algo que eches de menos o que se pudiera mejorar?

Me gustaría ver más cooperación entre los campos de la moda, el diseño y el arte. Ahora está como separado. Todos parecen ir a lo suyo y estaría bien colaborar más.

¿Quizá trabajar juntos en proyectos concretos?

Todavía es algo tradicional aquí. Tienes fotografía, diseño, moda, artes visuales… pero como bastante separado, y me gustaría vernos a todos trabajando juntos. Y parece difícil aquí, al menos más difícil que en los Países Bajos.

¿Comparando con la escena de allí, cómo lo ves?

He vivido en La Haya bastante tiempo y hay mucha cooperación allí. Hay más iniciativas artísticas. Tienes Stroom, el centro de artes visuales, y ayudan a todos los que trabajan en el arte, ya sea con pequeñas subvenciones o con asesoramiento. Y eso es algo que echo de menos en Amberes, porque si simplemente quieres informarte sobre cómo empezar un proyecto o conseguir alguna ayuda… es difícil.

¿Cómo ves la relación entre las instituciones artísticas, o el sector “oficial” del arte, y los espacios alternativos?

Creo que son mundos totalmente distintos. Es verdad que Tique es bastante nuevo, pero no veo mucha gente de los grandes centros moviéndose por este tipo de espacios. Alguna vez alguien de algún museo, de Muhka, por ejemplo… Pero en general no se lleva a cabo ningún tipo de cooperación.

No hay una relación. Supongo que los artistas que presentamos aquí son jóvenes que están empezando o de media carrera que creo que no son del interés de, por ejemplo, Muhka. Pero es que nosotros no somos una galería al uso, así que si vienen es para ver una exposición e irse. Creo que con las galerías grandes sí que trabajan mucho.

¿Cuáles son los criterios que sigues en tu línea de programación en Tique Space?

Bueno, en general gira alrededor del “lens-based art”, lo que es muy amplio. No sólo es fotografía, también tenemos pintura, pero de alguna manera todo tiene que ver con el video y la fotografía como expresión en algún punto, ya sea el de partida o el final. Yo mismo como artista continúo explorando el concepto basado en la lente. Me interesa también juntar artistas extranjeros con los de Bélgica y Países Bajos. Especialmente en duos. Pero creo que organizar exposiciones y buscar artistas es algo que se basa más en instintos. Es difícil explicar por qué un artista parece adecuado y el otro no. Y lo bueno es que puedo hacer lo que quiera, porque no hay nadie por encima ni tampoco un programa demasiado estricto. También a veces enviamos a los artistas que vienen a Tique Space a otros espacios con Tique Projects.

¿Estos Tique Projects se centran sólo en Bélgica y Países Bajos o abarcáis un radio más amplio?

Es más amplio, pero por supuesto trabajamos más esta zona. Es muy complicado porque a veces nos piden algo y aún estamos muy limitados. Pero al fin y al cabo es una actividad muy interesante para nosotros.

En este espacio también vendes publicaciones, ¿cómo decides enfrentarte a este riesgo añadido?

Es que cuando empezamos aquí había una carencia de librerías que vendieran publicaciones pequeñas. Ahora hay alguna más. Siempre ha estado Copyright, sí, pero en su mayoría con grandes títulos. Así que empezamos y todavía lo estamos intentando, y está yendo bastante bien, especialmente online.

¿Cómo es el proceso de publicar? ¿Es una actividad difícil considerando el aspecto económico?

Cuando lo haces sabes que va a ser caro y una gran cantidad de trabajo y que por lo general no va a haber dinero. Eso con los libros, con la revista es diferente. Con Yvi agotamos todas los números de 400 ejemplares. Eso es más fácil para una revista que para un libro. Ahora si vendes 300 o 400 copias de un libro ya es una buena cifra. Todavía dependemos de ayudas e inversiones. Aunque veces hay una razón de peso detrás de la publicación, claro. Como ahora, que cabamos de publicar un libro para una exposición. En este caso es una buena manera para los artistas de presentar su trabajo, pero no es realmente rentable.

¿Dónde imprimís?

Aquí en Bélgica, en Gante. También lo hemos hecho en Países Bajos pero aquí es al menos un 10% más barato. Si te puedes ahorrar 10.000 euros, pues está muy bien. Y la calidad es la misma o incluso mejor.

¿De cuánto suelen ser las tiradas?

Depende. De 300 a 500.

Supongo que al tratarse de libros de arte, os centraréis más en el resultado final, el diseño y la calidad, que en las tiradas, ¿no es así?

 Sí. De algunos libros que tenemos aquí sólo se han publicado 25 copias. Pero para mí el caso es que si ya estás pasando por el proceso de diseño y todo, ¿por qué no hacer 200 o 300 copias y usarlas así como promoción? También tenemos una cita mensual aquí alrededor de libros de artista, Tique Salon. Empezamos en diciembre. La tercera cita será dentro de poco. También tenemos presentaciones de artistas y diseñadores y charlas. En junio tendremos un editor que sólo publica 15 copias de sus libros, pero que están increíblemente bien hechos. Y se agotan antes de lanzarse al mercado.

¿Para llevar a cabo todos estos proyectos, has contado con algún tipo de financiación o subvención oficial?

No tenemos ninguna financiación del gobierno todavía, pero estamos en el proceso de solicitarla. Para Tique Art Paper, la revista, sí recibimos financiación de los Países Bajos. Esperamos que la ciudad de Amberes nos apoye de alguna manera. Dicen que quieren promocionar todo esto, pero es difícil verlo porque cada vez hay menos y menos presupuesto. Pero si no recibimos ninguna ayuda continuaremos de todos modos. Por ahora no nos es indispensable.

¿Haciendo balance hasta el momento, estás satisfecho?

Sí. El proyecto ha crecido orgánicamente. Ha ayudado mucho el hecho de tener antes una revista y empezar con el espacio de arte. Crece sin un gran plan director. Por supuesto, todo está bien calculado porque son muchos gastos, pero también tengo otros negocios así que en cierto modo estoy acostumbrado a emprender.

Fotografías cortesía de Tique.

Tique art space está en Korte Vlierstraat 5, 2000 Amberes.