Sven ’t Jolle, media sonrisa ante el colapso

13.01.2017 – 19.03.2017, Wiels 

El belga Sven ‘t Jolle aterriza en Wiels, en Bruselas, con una serie de obras nuevas que conforman The Age of Entitlement, or Affordable Tooth Extraction. Un título entre el humor y la crueldad, muy acorde a la propuesta a la que nos tiene acostumbrados.

No sé si soy el único al que, a fuerza de exponerse a grandes cantidades de arte contemporáneo, ya le invade cierto escepticismo cuando lee en una exposición que el artista propone una crítica al capitalismo. Y no es porque no crea posible realizar esas críticas a día de hoy, por supuesto. De hecho lo considero más que necesario. Simplemente es que como rasgo definitorio de un creador se me antoja manido y laxo. Pues si este razonamiento mío es un prejuicio (que podría serlo), sin duda es uno del que hay que deshacerse al visitar esta exposición.

Siguiendo con su destacable programación, el centro de arte Wiels ha montado la exhibición individual más grande hasta la fecha de Sven ´t Jolle. Sin duda una de las mejores maneras con las que podrían haber empezado este 2017. Desde el 13 de enero hasta el 19 de marzo el público podrá conocer The Age of Entitlement, or Affordable Tooth Extractionuna punzante y a la vez humorística reflexión del sistema económico y político. En su afán por problematizar los valores de la sociedad contemporánea, este creador abarca las políticas migratorias actuales, el desplome del sistema financiero y las archiconocidas medidas de austeridad.

Si bien, como decía, la declaración de intenciones del arte político pasa en ocasiones por un mensaje críptico o simplemente decepcionante, ´t Jolle da en el clavo. Lo interesante de su obra es su inmediatez ya que al enfrentarse a ella uno no se obnubila con palabrería e instalaciones epatantes. Digamos relajadamente que lo que se dice que se dice, realmente se está diciendo. Y esto en el mundo del arte actual es de agradecer.

En el título de esta exposición ´t Jolle ya empieza a coquetear con la mordacidad y el humor. Nacido en Amberes pero residente en Australia, toma prestada una declaración de un discurso del ex ministro de economía australiano Joe Hockey. Pretendiendo convencer de la insostenibilidad del estado del bienestar, el político exclamó: “the age of entitlement is over”. El artista toma esta advertencia del derrumbe de los derechos y ayudas sociales y establece un juego de palabras entre entitlement (voz inglesa para denominar el derecho a un subsidio o al propio subsidio) y enlightment, el período de la Ilustración. Centrándonos en la actualidad, el belga cuestiona: ¿quién tiene derecho a qué? ¿Y quién otorga ese derecho? De modo que nos incita a reflexionar qué era es la que realmente toca a su fin, casi vinculando el fin de los derechos ciudadanos con el ocaso de los ideales ilustrados. Como guinda del pastel añade también el subtítulo Extracción dental asequible aludiendo a la proliferación de actividad odontológica clandestina tras el desmantelamiento del sistema de salud pública.

Sven-jolle-wiels-entitlement

La muestra capta la tendencia actual del trabajo de este creador. Fluctuando de la escultura y las instalaciones hasta la obra gráfica, se hace evidente su interés por seguir combinando referencias históricas con elementos cotidianos. ´t Jolle continúa urgando en los valores de la sociedad contemporánea poniendo el foco en las desigualdades que ésta genera. Con la irreverencia que le otorga el beber tanto de la cultura pop como de la tradición, el belga acierta con su humor entre lo sutil y lo pueril. Para alcanzar este tono recurre a una mezcla de materiales sorpresiva, combinando el ready made más sintético con el minucioso trabajo de materiales tradicionales. Con plásticos que no llegan a industrializar su obra, y arcillas y maderas que no se anclan en el espíritu povera, ´t Jolle consigue un golpe estético brillante. Las tres grandes piezas de la exposición (Citizenship (protect your loved ones), [Casse-toi alors]Pauvre Canard y Schoon Schip/Tabula Rasa) son un claro ejemplo de esto.

En definitiva, es sorprendente la honestidad de una propuesta tan “inmediata”. Realmente, sería injusto considerarla simplemente inmediata y quizá deberíamos dejarlo en una visión crítica no demasiado críptica del mundo actual. La subversión de la retórica política, la mezcla de materiales y, sobre todo, el humor posibilitan un mayor alcance del mensaje de ‘t Jolle. Ahora sólo queda preguntarse cómo se tomarán esta propuesta los sectores más intelectuales del arte. Sinceramente, poco importa. Si lo que quiere es que abramos los ojos y reflexionemos, que así sea. De hecho, si por mí fuera la visita de los institutos a esta exposición debería ser obligatoria.

Todas las fotos cortesía de Wiels.